En los desarrollos de Terraloteo.com y sus emprendimientos asociados, pretendemos que cada despertar sea único e irrepetible, para ello nuestra forestación y parquizacion se orienta a las especies autóctonas, estas traen muchísimos beneficios, pero uno de los principales es el cobijo y alimentación de las aves autóctonas.
Al forestar con especies autóctonas nos aseguramos buenos resultados, ya que estas están adaptadas a las condiciones climáticas del sitio, logrando una correcta aclimatación de los ejemplares y una integración total en el paisaje.
Las especies autóctonas a través de los años han desarrollado mecanismos de adaptación y defensa haciendo que estas puedan crecer sin requerir de cuidados externos, simplificando el mantenimiento y garantizándonos su supervivencia.
Asimismo las especies de fauna que evolucionaron conjuntamente con estas especies arbóreas o arbustivas, se encuentran adaptadas a su presencia y necesitan de las mismas para alimentarse, refugiarse y anidar.
Algunos de los mitos existentes y que condiciona en muchos sitios la forestación con especies autóctonas, es la creencia que son de un crecimiento muy lento, pero lo que hay que entender, es que muchos de los estudios de crecimiento realizados, se desarrollaron sobre bosques autóctonos naturales, donde los ejemplares crecen en extrema competencia por los recursos y sin ningún cuidado externo (Riego, poda, control de plagas, etc.). En la actualidad existen estudios que aseguran que estas especies en condiciones óptimas (sin competencia, con recursos como agua, nutrientes y sol, sumado a cuidados externos como podas y control de plagas) poseen un crecimiento aceptable para la forestación. Si bien no tienen el crecimiento exponencial como el Kiri (Ver Blog anterior), poseen un crecimiento que se ve acelerado cuando a los ejemplares son cuidados como los cuidamos en Terraloteos.com proporcionandoles riego, poda y control de plagas, mejorando su estado fitosanitario, permitiéndonos una forestación optima en nuestros desarrollos.
Como bien sabemos en terraloteos.com los espacios verdes mejoran el bienestar de las personas, mejoran el paisaje urbano-rural, permite el refugio tanto de la fauna local como de sus habitantes, dando sombra en época estival y protegiendo del viento y lluvia en los meses de invierno.
Nuestros desarrollos además de contar con reforestación de especies autóctonas, también cuidamos y aprovechamos los servicios ambientales que la vegetación implantada nos ofrece, por ello, los desarrollos son diseñados desde su comienzo, teniendo en cuenta la vegetación existente, siendo estos lugares los que serán destinados para espacios verdes. Asimismo, en la apertura de calles y limpiezas de vegetación, no se erradican los arboles de gran porte y se acondicionan los renovales de especies autóctonas.
Como consejo a nuestros clientes, siempre les sugerimos que antes de desarrollar una parquizacion, realicen un paseo por la zona y observen qué plantas, arbustos y árboles crecen de forma natural, que relación tienen estas con las aves, para seleccionar los ejemplares a incorporar en cada lote. Eso si, nunca se deberán tomar las plantas directamente del campo, sino que los guiamos a sugerimos un vivero de la zona donde se podrán informar y adquirir especies del lugar.

    Ventajas de elegir plantas autóctonas:
  • Mejor aclimatación.
  • Crean hábitats para la vida silvestre.
  • Son resistente a plagas y enfermedades.
  • Riego moderado.
  • Mayor duración.
  • Escaso mantenimiento.
  • Integración en el paisaje.
  • Se encuentran adaptados al suelo de la zona.

A modo de seguir analizando los beneficios de la forestación con especies autóctonas, mencionaremos algunos ejemplos de forestaciones que han generado, más que una solución a los ecosistemas una problemática, como pueden ser.
Los pinos aumentan la acidez del suelo, alteran la dinámica natural del mismo e impiden el establecimiento del sotobosque debajo de ellos, la resina de los troncos y las hojas aciculares secas que se acumulan bajo ellos hacen que los pinos prendan rápidamente, incrementando el riesgo de incendios que pueden representar peligro para pueblos y urbanizaciones, generalmente se realizan forestaciones con una sola especie disminuyendo la diversidad y dinámica de especies. Los mismos suceden con otras especies como el Olmo, Ligustro, grataegus, rosa mosqueta, etc. los cuales en su lugar originario de crecimiento se encontraban controlados por limitantes ambientales, pero en nuestros suelos, esos limitantes no se encuentran, favoreciendo su desarrollo colonizando nuevas áreas y ganándole en competencia a los bosques nativos y a los ambientes serranos.

Por lo cual recomendamos conservar, en la medida de lo posible, la flora autóctona existente antes de revegetar y en el caso de no poder, reforestar con especies vegetales propias de la zona.
Siendo el mayor beneficiado de la revegetación con especies autóctonas el medio ambiente ya que mantiene la estabilidad y dinámica de los ecosistemas.